Cómo crear tu propio banco de leche materna

Una vez que se ha instaurado la lactancia materna, la duda más recurrente entre las madres es: ¿Podré continuar con la lactancia una vez que vuelva al trabajo? La respuesta es sí, pero requiere información y apoyo.

lactancia materna

Infórmate antes.

Si estás embarazada y estás trabajando, te recomiendo que te informes mucho antes de que nazca tu bebé. Investiga, pregunta a otras madres. Si lo necesitas, acude a un círculo de lactancia en el lugar donde vives.  Como comente hace un tiempo, la vuelta al trabajo no es motivo para destetar. Lo cuento con detalle aquí. Pero es necesario que tengas toda la información a tu alcance.

 ¿Conoces las políticas de conciliación familiar de tu empresa? 

Algunas empresas tienen políticas que facilitan la conciliación familiar, tales como horarios flexibles, la posibilidad de trabajar desde casa, guardería en el centro de trabajo, salas de lactancia.

¿Sabes cuántas semanas tendrás por licencia de maternidad? ¿Es posible tomar vacaciones? Una vez que te incorpores, ¿Puedes optar a una reducción de jornada? 

En Venezuela, la baja por maternidad se divide en descanso pre natal (6 semanas) y post natal (20 semanas). Existe la posibilidad de disfrutar estas 26 semanas luego del nacimiento. Se contemplan además dos permisos de una hora cada uno para amamantar, por un período de dos años (no acumulables).

En España, la licencia por maternidad es de 16 semanas, contadas a partir del nacimiento del bebé o del descanso prenatal. Las madres gozan además de una hora diaria de permiso de lactancia hasta que el bebé cumpla 9 meses, o bien acumularse, lo que equivale a unos 15 días más de permiso. Las madres pueden además pedir una reducción de jornada (con la correspondiente disminución del salario) para cuidar de su hijo, o bien tomarse un tiempo de hasta tres años, por excedencia (en este caso, sin salario).

Busca apoyo en tu entorno.

apoyo banco de leche materna

Contar con el apoyo de tu círculo cercano será de gran ayuda en tu vuelta al trabajo y facilitará la lactancia materna. Quien se quede con tu bebé en tu ausencia deberá tener toda la información sobre la conservación y manipulación de la leche materna a su alcance, de manera que se sienta seguro y confiado.

Si piensas llevar a tu bebé a una guardería, investiga cuáles son las practicas que tienen relativas a la alimentación infantil (si puedes ir a amamantar, si puedes llevarle los biberones con tu leche, etc). Conversa con los directivos del centro y, si lo deseas, llévale la infografía que tienes al final de este post.

Creando tu banco de leche

Lo ideal es comenzar al menos 4 semanas antes de las vuelta al trabajo, De esta manera podrás familiarizarte con el extractor e irás ganando confianza y experiencia en su uso.

No te agobies si en las primeras extracciones logras sacar muy poco. Recuerda que el extractor no será jamás tan eficiente como tu bebé, y no debe usarse como medida de cuánto come tu hijo.

Aprovecha las primeras tomas de la mañana (yo solía despertarme con los pechos muy llenos) o bien puedes extraerte de un pecho mientras amamantas a tu bebé del otro. Otro truco es alimentar a tu bebé varias veces del mismo pecho, a fin de que el otro esté más “lleno” y facilitar el reflejo de eyección.

Almacena la leche en pequeñas porciones, de entre 50 a 100ml, de esta manera no se desperdicia la leche sobrante (recuerda que la leche no se debe volver a congelar).

Si puedes, opta por un extractor eléctrico. Suelen ser más eficientes que los manuales.

Recomendaciones al momento de extraer leche materna.

Lavate bien las manos con agua y jabón. Lava y esteriliza también todos los utensilios que emplearás (extractor y envases).

Masajea un poco el pecho, para facilitar la extracción.

Cierra bien el envase y apunta en el la fecha de la extracción.

Guarda la leche en la nevera, y una vez fría, puedes pasarla al congelador.

Puedes sacarte leche varias veces a lo largo del día y al final del día, juntarlas en un sólo envase (con la hora más antigua).

Si estás en tu centro de trabajo, guarda la leche en el refrigerador. En caso de no disponer de refrigerador, utiliza una nevera portátil (cava) con material refrigerante, para mantener la cadena de frío.

¿Qué recipientes puedo usar para mi banco de leche?

Otra duda que surge es acerca del recipiente o envase para conservar la leche materna. Existen en el mercado envases elaborados para este fin; sin embargo, puedes valerte de cualquier envase que tengas en casa, siempre que sea adecuado para conservar alimentos. En el caso de los envases de vidrio, hay que tener la precaución de revisar frecuentemente el estado de la tapa, y descartarlos cuando presenten signos de óxido.

Las bolsas para la fabricación de hielo, pueden ser útiles, porque permiten guardar pequeñas cantidades en cada compartimiento.

Hace un tiempo se recomendaban los envases recolectores de orina, sobre todo por su bajo costo, pequeños y estériles. Sin embargo, ya no se recomiendan, porque el material del que están hechos no es apropiado para el uso alimentario, y los químicos que se usan para su esterilización pueden resultar tóxicos.

banco de leche

¿Cuánto tiempo se puede conservar la leche materna?

El tiempo de conservación depende de la temperatura del sitio donde se ha almacenado.

A temperatura ambiente (hasta 26º) dura hasta 6 horas.

En la nevera, a 4º puede conservarse hasta 5 días.

En el congelador (de la misma nevera) dos semanas.

Congelador separado de la nevera (tipo combi) unos 3-4 meses.

Es conveniente poner la leche al final de la nevera, nunca en la puerta; utilizar la leche más antigua, y preferir la leche fresca a la congelada.

¿Cómo descongelar mi leche?

Lo ideal es calentar la leche una vez sacada del congelador, sin necesidad de esperar a que esta se descongele. La leche materna puede calentarse poniendo el envase donde se encuentra dentro de un cazo con agua caliente (no en el fuego) hasta que la misma alcance la temperatura deseada.

También puede llevarse al microondas, calentarse ligeramente y luego agitar el envase hasta que la temperatura sea la adecuada.

No debes calentarse directamente al fuego, ni en “baño María” la leche materna.

La leche que ha sido calentada puede volver a refrigerarse y utilizarse en el transcurso de 24 horas, pero nunca volver a congelarse.

Es posible que la leche materna cambiae su aspecto y sabor cuando es congelada. Si esto te ocurre, puedes estar tranquila. Es completamente normal y conserva todas sus propiedades. Puedes evitar el cambio en el sabor calentando la leche que va a ser congelada, hasta alcanzar unos 60º, y luego refrigerarla. Sin embargo, los bebés suelen aceptar la leche materna aunque tenga otro sabor.

Aquí tienes una guía práctica que te orientará. Puedes descargarla e imprimirla.

Si tienes dudas sobre la extracción, conservación y manipulación de la leche materna, deja tu comentario o escríbeme a ginay@mammaliacyc.com y gustosamente te responderé.

 

Un abrazo.

Fuentes:

Conservación de la leche materna extraída

Conservación y descongelación de la leche materna

Cómo almacenar, refrigerar y descongelar la leche materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *